30 abril 2008

¿Has oído eso?

...........................

- ¿Hay alguien más en la casa?
- No, ¿por qué?
- Es que me ha parecido oír algo. ¿Tú no has oído nada?
- ¡Nada, nada!; sigamos a lo nuestro. Con lo bien que nos estaba saliendo...
....... ñic, ñic, ñic, ñic............ ñic, ñic, ñic.... (sonido de muelles de somier) ............
................................
- ¡Otra vez, otra vez! No me digas que no lo has oído.
- ¡Ah!, es eso... No te preocupes. Es Germán.
- ¿Germán? ¿Qué Germán? Si has dicho que no había nadie.
- Bueno, es Germán el fantasma. No te preocupes y sigamos
- ¿El fantasma? No te burles de mí. Dime quién más hay.
Gritando:
- ¡Germaaaaaán! No seas envidioso y vuelve a estar calladito.
- ¿Estás loco? ¡Dime quién es ese Germán al que gritas de ese modo! Me estás asustando.
- Me ca... Bueno, aprovechemos para fumarnos un purito. Mientras, preparo un té y te cuento; Es que se me había olvidado que es la primera vez que vienes a esta casa. Escucha: Germán es el fantasma de la casa. Al principio cuesta aceptarlo, pero si das una vuelta por ahí, verás que todas las puertas y ventanas están bien cerradas y ajustadas, y no hay corrientes que produzcan ruidos, silbidos, golpes ni nada parecido. Es Germán, el fantasma de la casa. A todos nos ha pasado lo mismo al principio. Si lo aceptas, me refiero a Germán, dejará de molestar. Es que, sabes, es muy suyo y cumplido; le gusta presentarse a los desconocidos y participar. Ocurre cuando... ya sabes. Él también se emociona a su manera.
- Qué divertido e ingenioso eres
- No, no. Es cierto. Compruébalo tu misma y de paso tráete el té. Yo iré a buscar miel a la despensa.
..........................
- Oyes, pues es verdad. No hay nadie en toda la casa. ¿Es cierto lo de Germán? ¿Tú crees en los fantasmas?
- ¡Fastanmas!
- ¿Qué?
- Fantasmas y fastanmas. También hay fantasmones y fantoches. Aunque, como dicen los gallegos de las “meigas”, existir no existen pero haberlas haylas.
- No te olvides de Fantomas.
- Je, je ¡Eso está mejor!... ¿Has oído?
- ¡Hosti tú! ¡Es Germán!
Carcajadas al unísono



- Ufff, ¡Qué divertido! ¿Has conocido más fantasmas, digo, fastanmas?
- Oh sí, muchos. Seguro que tú también. Haz memoria.
- Hmmm... Pues ahora que lo pienso, los únicos que he conocido han sido esos que, por darse importancia, lo exageran todo.
- A sí. Esos también son muy graciosos.
- Patéticos, diría yo.
- No seas mala. No suelen hacer daño a nadie, salvo a sí mismos.
- Por eso lo digo. Suelen ser muy molestos. ¿Qué haces tú cuando te encuentras un fastanma así?
- Les cuento el chiste de 3 en 1.
- Tú todo lo arreglas con chistes.
- Pero si es verdad, tonta. Resultan de lo más pedagógico.
- ¿Tu crees?
- Un ejemplo. Imagínate el típico tío, digo fastanma, que te cuenta la batallita de 6 sin sacarla.
- Eso son cosas que ocurren entre tíos, porque un fastanmón de esos ni se le ocurre decirlo delante de una tía. Sabe que lo tiene crudo poderlo demostrar.
- Claro, es fastanmón, pero no tonto. Por eso mismo le cuento un chiste. Suelen ser lo suficientemente listos para pillar que lo has pillado. ¿Lo pillas?
- No, si no me cuentas el chiste.
- Es cierto. Nos estamos poniendo muy serios y Germán debe estar aburridísimo. Hace tiempo que no lo oímos.
- ¿Pero me quieres contar el chiste?
- ¿Qué chiste?
- Serás...
...................
- Oyes
- Quéeeeee
- Aprovechando que Germán se ha quedado “traspuesto”, ¿por qué no echamos 3 en 1?
- No seas fastanma.
- Bueno, bueno. Intentemos 1 en 3 veces.
Carcajadas al unísono.
..............
- ¿Has oído eso?
- Sí, y ahora sonará la puerta de la cocina. Mi vecina me trae la leche.
- Pero, ¿es que tú no cierras la puerta?
- Nunca. Ya está Germán para recibir a los desconocidos.
- A veces no sé si hablas en serio o en broma.
- En serio, en serio; siempre en serio
- ¡Ya!
………..
- También están los virtuales
- ¿De qué hablas ahora?
- Sigo hablando de fantasmas…
- ¿Te refieres a fantasmas virtuales?
- Estos suelen encontrarse en la Red, en Internet, ¿me sigues?
- Si, si. Ya veo por donde vas… Y creo haberme encontrado con más de uno.
- Cuenta, cuenta. A ver si son los mismos a los que me refiero yo.
- Bueno, pues… suelo encontrarlos en algunos blogs.
- ¡Biiien! Igual que yo. Continúa.
- Por lo general, saben mucho de lo que hablan, incluso son brillantes; aunque un poco monótonos, de piñón fijo y malhumorados.
- ¡Malhumorados!
- Sí. En cuanto le dejas un comentario que no se ajusta a su exposición, a su opinión, te contestan de forma despectiva, o te insultan sin más. Claro que te hacen ver que no eres nada frente a su erudición.
- Je, Je. Tal cuál. ¿Y tú que haces?
- Les “pincho” un poco más.
- ¡Qué mala eres!
- No hombre, no. Les doy, me doy, otra oportunidad.
-¿Y…?
- No hay caso. Te sueltan hasta el currículo. Les puede su petulancia.
- ¿Y entonces…?
- Bueno, no mucho. Por lo general paso de la gente pedante. Me despido de forma irónica y no vuelvo por allí. No merece la pena tanto pedo.
- ¿Pedo?
- Sí, pedos, ventosidades. Ya sabes… la petulancia son las flatulencias de la pedantería.
- Jo, Jo, Jo. Me recuerdas a un amigo que, en fiestas “finolis”, siempre se presenta como fontanero, albañil, o algo por el estilo. ¡Y termina ligando, el muy cab…!
- Entonces tu amigo es otro tipo de fantasma: El antifantasma.
- O cazafantasma. Según se mire.
- ¿Y tú…?
- Sí. A esos me refería. Cuando me encuentro con uno virtual les trato de “Sus Señorías”. Les encanta (por los coj…) Son del tipo Brandon.
- ¿Brandon?
- Sí mujer, sí. Uno de los personajes de “La soga” de Hitchcock. Ésa que se rodó con una sola cámara. ¿No la has visto?
- ¡Eh…! No te me pongas en plan Su Señoría.
- ¿Ves que eres mala, mala, requetemala?
- Vaaale. ¿No tienes hambre?
- Te comería crudita.
- Pues yo me comería un bocata de tres pisos mientras me veo esa Soga.
- Muy buena idea. Ahora mismo le digo a Germán que nos prepare la cena.
- Mueve el culo y prepárala tú que cocinas mejor.
- ¡Señor!, ¡Sí Señor!
- ¡Estás loco!
…………
¿Has oído eso?


AUDICIÓN

Luis Eduardo Aute - Los fantasmas (clic en el banner)

8 comentarios:

Troglo Jones dijo...

Me gusta tu cuento, Millass. Además, le das un toquecito erótico para que suba la audiencia, ¿eh? Je,je.

Lo que pasa es que hay gente que ha nacido con una enfermedad, que es genética, que les hace tener razón siempre. No lo pueden evitar. Algún día me extenderé de forma erudita sobre esto, aunque no sé si lo entenderas. ¡Je, je!

Bueno, vale ya de vaciladas. Un abrazo, y a ver si me actualizas más a menudo, tío.

millass dijo...

Je, je. Cachondo, el amigo. No te cortes. Escribe en plan "Su Señoría", que seguro será una gozada.

Tendré que decirle a Germán que se vaya de vacaciones con Puto Bocazas, y actualizaré más a menudo. Es que lleva una temporadita...

Me pasa lo que a Félix. Me entra la pereza y no paro de oír música -(a él con la lectura).
La verdad es que tengo tantas cosas por publicar, que al final termino escribiendo un cuento. Anárquico que es uno.

ESTHER dijo...

Fantasmas hay muchos, y da rabia! Entre mujeres también hay fantasmas y son bastante fastidiosas. A "los sabihondillos mediocres los odio a muerte!!

Menos mal que el grupito de bloggers que leo, sois gente maja! Qué si noooooooooooo! je je je

Bsssssssss

jazz ceuta dijo...

Los fantasmas son aburridísimos y no tienen sentido del humor; será que como son incorpóreos no tienen ni gracia, ni sexo, ni pasión... solo erudición.
Vivo en una casa que fue construida en 1855 y muchas noches me han preguntado: "¿Has oído eso?".
Saludos amigo.

millass dijo...

Hola Esther. Vaya vida te pegas. Así que por el Cares ¿eh?. ¡Qué recuerdos me tráe!. Tuve una casa por allí, vieja también, pero sin Germán.

Santiago, no le pregunté la edad a la casa, pero cerca había un bosque que algún akelarre se celebró.

SaluDOS

Apa dijo...

Buenas tardes
Tanto tiempo sin venir y me encuentro con un lindo cuento y mejor elección musical.
Qué bien.

He abierto mi casa nuevamente con fantasmas que también dejaron su huella y vuelven a ser bienvenidos.
Saludos

millass dijo...

Hola Apa.
Estuve por tu blog y me encontré "con las puertas en las narices" (como se suele decir).
Me alegra que estés de vuelta con fantasma y todo.

Besos

dèbora hadaza dijo...

jajaja me encanto tu relato de fantasmas y fastanmas, es compleja esa palabra, en serio q lo es, no se como pudiste pronunciarla haciendo el amor, de seguro te costo media funcion jaja

me da gusto encontrarte porque te he buscado y nada nada nada